32. Jon Foreman (el arte de la tierra hipnótica)

La mayoría de las veces el arte ha representado la naturaleza en sus lienzos (bodegones, retratos, paisajes… ) Pero a veces el arte pasa a formar parte de la naturaleza misma, el “lienzo” es la propia naturaleza e interactúa con ella de forma reflexiva. Jon Foreman organiza sus espirales de conchas marinas o de piedras sabiendo que la marea los arrastrará todo o que los transeúntes los pisarán. Es el efímero “land art” del artista, hipnótico y fascinante en su precisión, dispuesto en círculos perfectamente concéntricos y composiciones exigentes peinadas en la arena. Sus piezas a gran escala transforman playas y extensiones de bosques en obras de arte que se convierten en puntos de atención inusuales para el espectador.
Con base en Gales, el artista comenzó a crear su trabajo basado en la naturaleza mientras estaba en la universidad. Desde entonces, su arte terrestre ha variado desde esculturas de piedra mínimas hasta mandalas de arena, y cada proyecto tiene su propio motivo fascinante. “Los procesos repetidos siempre son muy terapéuticos y este es un buen ejemplo de eso, perderse en el proceso es una parte importante del land art”, escribió Foreman recientemente en Instagram.

Foreman vive en Pembrokeshire, Gales, donde nunca está lejos de la costa. “Las playas aquí son verdaderamente excepcionales”, explica, “y hay tantas que dudo que haya visitado ni siquiera la mitad de ellas”. Cuando llega a la playa, su plan es pasar cuatro horas (de promedio) construyendo la obra de arte. A menudo, solo tiene una idea parcial de cómo se verá la pieza terminada. “A veces tengo una idea de lo que me gustaría hacer, pero muy raramente lo planeo por completo. Me gusta no saber exactamente cuál será el resultado hasta que esté delante de mí.” Mientras que la idea de trabajar sin un plan podría intimidar a muchos, Foreman encuentra refugio en lo desconocido. Al no tener nociones preconcebidas de lo que creará, es más probable que experimente y desarrolle nuevas facetas de su trabajo.

Al hacer arreglos con piedras, Foreman ha descubierto algunas cualidades inesperadas. Ha notado que la roca, a pesar de su solidez, cambia cuando se agrupa; se vuelve “maleable”, revela Foreman. “Hay tantas maneras de trabajar con la piedra: el color, el tamaño, la forma, el ángulo en el que se coloca, la dirección en la que se orienta; las posibilidades son infinitas. Aunque la piedra no es el único material que utilizo, actualmente es mi favorito, ya que se presta a tantas oportunidades diferentes”.

El land art es efímero por naturaleza, y eventualmente será reclamado por la tierra de la que procede. “A menudo se convierte en una carrera a medida que las olas se acercan”, dice Foreman. “Intento quedarme para ver la obra borrarse y capturar el momento del impacto”. Podría ser un momento triste, pero Foreman elige ver la corta vida de su trabajo como algo bello.

The Land Artist (pincha aquí)